lunes, 5 de agosto de 2013

Constancia de mí

Kenneth Garrett- Pared del Templo de Karnak
No sé quién está allá; ahí enfrente de mí, detrás de este papel que de pronto se convirtió en pantalla. Quizá este espacio en blanco sea un pedazo de silencio que podemos usurpar con derecho propio. Quizá haya estado equivocada; estoy segura; y lo que me digo a mí misma en esta intimidad nunca haya sido un secreto. Quizá siempre he querido ser ese otro que escucha a los demás, así nadie diga nada. Lo más probable es que quiera, antes de disolverme en las profundas aguas de la paz prometida, donde no nos quedará más remedio que oírnos (o juzgarnos) sinceramente, que alguien o algo (una vieja pared amarillenta, la vacilante puerta muda de un baño público, el tronco dolido de un árbol inmortal, un destartalado pupitre testigo de una antigua sabiduría) deje constancia de mí.

No hay comentarios: