martes, 13 de agosto de 2013

Borrador

Vincent van Gogh
Me asomo a unas letras que no me pertenecen con un cansancio añejo. Miro, a lo lejos, extensos campos, y siento la sequía pisándome los talones. Lloro (sin saber de riego), con la certidumbre del mundo que me arrasa en esta hora, y entonces no me puedo resignar.

2 comentarios:

]MeGalOmAnIaCk[ dijo...

La querida Veronika. El que todavía escribas en soledad en este espacio que está destinado a la muerte electrónica; me inspira.

Una brazo desde viejos recuerdos literarios.

Ed.

Verónica Díaz dijo...

Querido Ed, todos estamos destinados a un tipo de muerte, yo lo sé y lo entiendo, lo que no significa que yo tenga que resignarme al silencio.

Otro abrazo,
Vero.