martes, 9 de julio de 2013

Femenino tardío


Feminine wave - Hokusai Katsushika
Es tarde, pero ya no importa. Ahora disfruto de las pausas igual que del café, el tiempo necesario para que aparezca una cana, y deba mañana, nuevamente, acostumbrarme al espejo. La vida y su eterno baile. Ola que va y viene, vuelta y vuelta, en punto. Ola que besa y desgasta mis orillas, remoja mis carnes. Mi cuerpo ya no está firme, mi corazón está blandito. Una ola es una gran lágrima, que derrama la sal sobre el alma que merece resurrección. Una pausa, otra, una ola y cien más. La mar, la vida y yo.

No hay comentarios: